lunes, 22 de junio de 2009

11 Anotaciones para la tertulia literaria Los juegos de la edad tardía, de Luis Landero (escrito realizado para la Tertulia Literaria Segura Covarsí de 27 de junio de 2009)

1.-El libro consigue el Premio Nacional de Literatura y el Premio de la Crítica. En 1989.

2.-Hay novelas que se escriben como churros, pero otras requieren una maduración más larga, como los buenos vinos. De hecho en una entrevista de Noviembre 1995 afirma que ... en realidad, me llevó mucho tiempo escribirla. Al principio dije que ocho o nueve años, y los periodistas redondearon en diez. Luego eché cuentas, y resulta que no era tanto. En realidad, la escribí en cuatro años, pero es que estuve mucho tiempo rondándola. Digamos que fueron cuatro años de matrimonio y dos de noviazgo.

miércoles, 20 de mayo de 2009

Recital poético "La rosa de los vientos"


Llevo varios años impartiendo 3º de Eso y proponiendo como lectura de curso la antología poética de "La Rosa de Los Vientos" de la editorial Vicens Vives (colección Cucaña), elaborada por Juan Ramón Torregrosa e ilustrada por Jesús Gabán. Este curso me propuse como tarea del segundo trimestre realizar con el alumnado un recital con poemas escogidos del libro para llevar a cabo un espectáculo audiovisual el 23 de abril (día del libro).

lunes, 18 de mayo de 2009

7 anotaciones 7 para el libro Entre líneas: el cuento o la vida, de luis landero.

Uno. Entre líneas: el cuento o la vida… Primera cuestión: ¿Por qué este título?
Por la mezcla de realidad y ficción. Autobiografía y sucesos imaginados e inventados. Para Landero la literatura (el cuento) emana siempre de la vida, de la memoria, del recuerdo. Ficción y realidad se confunden, son la misma cosa: un molino que es un gigante, un rumor de hojas que es a la vez un rumor de olas… La metáfora. Nadie expresa mejor este fenómeno que Cervantes: don Quijote lee, lee y lee. Un día levanta los ojos del libro y, oh maravilla, he aquí que en el mundo cotidiano se ha obrado una metamorfosis: BACIYELMO –la bacía de barbero se transforma en un yelmo-.
Todos somos narradores [...] Ocupamos [el tiempo] en contar lo que nos ha ocurrido, lo que hemos soñado, imaginado o escuchado [...] Nunca contamos fielmente los hechos, sino que siempre inventamos o modificamos algo...